jump to navigation

Introducción

I.1. La metáfora como punto de partida 

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y  segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico  que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo  en  que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo  y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

Comentarios»

1. Repetto - enero 3, 2008

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

2. Repetto - enero 3, 2008

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “intermedios” entre la comprensión cotidiana del mundo y el lenguaje del arte;

7. los textos artísticos como sistemas modelizantes de segundo grado cuya complejidad metafórica permite leer el mundo y el modo en que se conceptualizan realidades sociales complejas y complejizadas por el los textos (ej: novelas que revisan épocas de dictadura, lecturas de la historia argentina o épocas recientes como los años 90)Veremos que el trabajo metafórico de las culturas une razón e imaginación y opera silenciosamente imponiendo o desestabilizando principios ideológicos y estableciendo imágenes identitarias que muestran modos de comprensión de la realidad individuales y colectivos alentando, proponiendo o sancionando determinadas prácticas culturales.

Silvia Barei

I.1. La metáfora como punto de partida

En esta investigación estudiamos las metáforas desde el punto de vista de su funcionamiento cultural, entendiendo que ellas no constituyen solo un ornato del discurso (como se piensa por ej. en relación al discurso literario) o una manera de manipular sus efectos persuasivos (por ej. el discurso político), sino que constituyen una dimensión fundamental del lenguaje, del pensamiento y de la cultura.La comprensión del papel de la metáfora, o como la llamamos en el desarrollo del presente estudio, del “orden metafórico” de las culturas, es indispensable para entender de qué modo funciona imaginativamente nuestro cerebro y por lo tanto, cómo conceptualizamos la realidad. Dado el caracter metafórico-ideológico de las lenguas naturales, esta conceptualización condiciona nuestro pensamiento y nuestras acciones. Por ello, los aspectos a desarrollar en esta primera aproximación teórica serán:

l. la revisión de la noción clásica de metáfora;

2. la propuesta de conceptualización del lenguaje como sistema ideológico de percepción del mundo;

3. la articulación del modo de funcionamiento de lenguaje y cultura como sistemas modelizantes de primero y segundo grado respectivamente.

4. la propuesta de explicación del funcionamiento cultural a partir de una noción no restrictiva de metáfora, a la que llamamos “orden metafórico”: orden cognitivo-ideológico que permite entender modos de comprensión de la realidad, tanto en el lenguaje y las prácticas de la vida cotidiana, como en la literatura y los medios de comunicación.

5. la reflexión acerca de las construcciones del lenguaje en la vida cotidiana, para lo cual necesitamos revisar teóricamente qué entendemos por “vida cotidiana”; A partir de allí, el registro de formas cotidianas de comunicación, nos permiten reconocer el modo en que primariamente aprhenedemos el mundo.

6. el análisis de los medios de comunicación (especialmente el periodismo y la publicidad gráfica) cuyo lenguaje es fuertemente metafórico y está ligado tanto a modos cotidianos del habla como a formas estéticas, erigiéndoe en textos “inte


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: